Planazo: peli, manta y D’kebabs en casa

Hoy te proponemos un plan que no podrás rechazar. ¡Qué decimos un plan! ¡Un planazo! Ahora que se acerca el invierno, ¿a quién no le apetece estar en cada con su película favorita, una manta y una suculenta comida para acompañar? A todos, ¿verdad? ¿Y si te decimos que esa comida deliciosa para acompañar este planazo puede ser tu kebab preferido?

Entendemos bien que en estas fechas no a muchos les apetece salir de casa. El frío empieza a apretar fuerte y lo que más se agradece es estar calentito en casa. ¡No te culpamos! A nosotros nos pasa exactamente lo mismo. Preferimos comprar nuestra comida preferida y llevarla a casa en algunas ocasiones que comerla en el local, sobre todo cuando sabemos que vamos a tener una buena película y nuestra manta favorita esperándonos en casa.

Claro que no todas las comidas se prestan a ser recogidas en un local para llevarlas a casa, ¿verdad? Hay algunas que simplemente no llegan en las mismas condiciones que si las comiéramos en el local. Una de esas comidas eran los kebabs. Si, si, acabamos de usar el pasado para referirnos a este hecho. Eran, porque ahora los kebabs que tanto te gustan pueden llegar a tu casa en perfectas condiciones para que los disfrutes igual que los comieras en nuestro local.

Vale, seguramente te estarás preguntando cómo hemos hecho esto. Es sencillo. Al igual que tú, adoramos los kebabs y a veces nos gusta llevárnoslos a casa. Cuando hacíamos esto, nos dábamos cuenta que al estar envuelto mientras estaba caliente, el producto llegaba un poco blando. Estaba igual de bueno, pero había perdido un poquito de lo que lo hace tan delicioso. Entonces nos decidimos a crear la fórmula para evitar esto. ¡Fíjate qué fácil!

Para disfrutar de tu kebab en casa como si te lo ofreciéramos en el local, todo lo que tienes que hacer es llamarnos y encargar tu pedido o ir al local a realizarlo indicándonos que lo quieres tomar en casa. Nosotros te preparamos tus kebabs dejándoles un punto sin hacer. Llegas a casa, calientas tu horno a 180 grados e introduces tu kebab durante 10 minutos. ¡Eso es todo! Ahora solo queda que lo disfrutes como cuando te lo servimos en el local pero en tu casa con tu peli, tu manta y la compañía que escojas.

¿Te apuntas a nuestro planazo?